18 de diciembre de 2007

School Days - Cuando el instituto no es tan maravilloso

Por lo general, las series de anime del tipo romance estudiantil están cortadas todas por el mismo patrón. Es decir, protagonista que tiene unas cuantas opciones a su disposición y que tarda un montonazo en decidirse, dando lugar al tipico triangulo amoroso, o incluso en ocasiones a un polígono con mas lados. School Days es la antítesis de todo ésto.


School Days nació en el 2003 como una novela visual para PC desarrollada por el grupo Overflow , y se hizo bastante famosa por su peculiar presentación, que buscaba un estilo parecido al de una serie anime, con un desarrollo separado por distintos capítulos con openings, endings y escenas animadas. Ademas, contaba con distintos finales, buenos y malos, siendo algunos de estos últimos bastante crudos. Ha sido en el presente 2007 cuando se ha emitido la adaptación a serie de animación, de 12 episodios y producida por el estudio TNK. Paso a hablar de ella.

La verdad es que no me encontré la serie por casualidad. Había leído bastante sobre ella y conocía muchas de sus peculiares cualidades. Incluso me había destripado algo importantísimo del final. Pero fue por todo esto por lo que me dio por vérmela. Había tantas cosas que me resultaban tan divertidas y distintas con respecto a las series de este tipo, que sabía que me lo iba a pasar pipa viéndola. Vamos, que ya sabía lo que me esperaba. Ademas solo 12 episodios, pues ideal.

El principio es bastante tipicón. Tipico protagonista pringado al que le mola una tía de su instituto, y que como no, tiene a la también típica amiga, Sekai, con la que trata con toda naturalidad. "Oh, ya tenemos formado el triangulo amoroso", pues no, porque el prota espabila prematuramente, declarándose en el primer episodio. Y encima la cosa le sale bien. Ah, el prota se llama Makoto.

Precisamente Makoto es la clave de la serie. ¿Que tiene de especial? Pues que es un grandísimo cabrón. Como ya he dicho, al principio parece un pringado, e incluso cuando empieza a salir con Kotonoha, la chica que le gusta, tiene ciertas acciones que lo hacen parecer un tío decente, pero poco dura. Es un personaje que solo busca su satisfacción personal, dándole igual lo que le pase a la gente que le rodea, incluso la mas cercana. Es repulsivo, y me he tirado 3/4 partes de la serie deseando poder partirle la cara. Pero como ya he dicho, él es la clave. Porque, ¿qué pasa si metes a un protagonista así en una serie en la que el 80% del reparto femenino suspira por él? El desfase, eso es lo que pasa.

Aunque la verdad, hay pocos personajes que se salven. Makoto se lleva la palma, sin duda, pero es que el resto de los importantes no son angelitos precisamente. Solo hay uno que es realmente bueno, y de tan bueno que es resulta tonto, así que tiene gran parte de culpa en todo el lío que se monta.

Resumiendo, que quien quiera odiar a Makoto un rato y disfrutar con sus grandes hazañas (He de reconocer que con algunas me he partido), pues eso, School Days. Un anime con cosas que no se suelen ver, y ademas breve. Ah, y con un finalazo.

NICE BOAT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada